Harriet Tubman, una mujer heroica del siglo XIX

 

Harriet Tubman fue una de las más conocidas luchadoras contra la esclavitud en Estados Unidos y una activista destacada en favor de los derechos de la mujer y del sufragio femenino.

Nacida esclava en 1820, tuvo que sufrir los más penosos trabajos en las plantaciones de Maryland. Fue golpeada y flagelada en incontables ocasiones provocándole daños para toda la vida.

En 1849, Harriet, cuando supo que iba a ser vendida y separada de su familia (se había casado con John Tubman unos años antes), prefirió escapar de la granja en la que trabajaba. Fue la primera vez que utilizaría la ruta conocida como ferrocarril subterráneo, un sistema organizado por negros libres y blancos abolicionistas para ayudar en la huida hacia los estados del norte. Harriet viajaba de noche, guiada por la estrella polar, para evitar a los cazadores de esclavos. Durante el día se escondía en las conocidas como casas seguras, pertenecientes a miembros del ferrocarril subterráneo.

harrietschiavitù-131024192658_big

Consiguió llegar a Filadelfia, trabajar, ahorrar algún dinero, pero pronto empezó a echar de menos a la familia que había dejado atrás. «Era una extraña en una tierra extraña —diría—.Mis padres y hermanos estaban en Maryland. Pero yo era libre y quería que ellos también lo fueran». De modo que decidió volver a la tierra de la que huyó para ayudar a su familia.

Así comenzaría una hazaña que la llevaría a repetir el mismo recorrido hasta en 19 ocasiones. Al principio fueron miembros de su familia, pero más tarde sus grupos de expedición se ampliarían a todo tipo de gente. Se calcula que condujo a la libertad a más de 300 esclavos. Su habilidad y el conocimiento del territorio fueron elementos clave en el éxito de sus misiones. «Puedo decir algo que pocos guías pueden hacer, y es que yo no perdí ningún pasajero». Los esclavos del sur la conocían como «Moisés» y se ofrecía una recompensa de 40.000 dólares por su captura.

El inicio de la Guerra Civil en 1861 Harriet lo vio como una oportunidad para que se aboliera la esclavitud si el norte salía vencedor. Se unió a la causa unionista y empezó a desempeñar labores de enfermera preparando remedios con plantas locales. Pero cuando Lincoln emitió la Proclamación de Emancipación en 1863 vio la oportunidad para llevar la libertad a todos los esclavos. Pronto se encontró poniendo en práctica su experiencia en el ferrocarril subterráneo. Empezó a guiar a grupos de expedicionarios y a realizar reconocimientos del territorio y trabajos de espionaje para diferentes oficiales. Su protagonismo fu cada vez mayor y su presencia fue ganando en importancia. En el último año de la guerra, Tubman se convirtió en la primera mujer en dirigir un asalto armado, en Combahee River, donde fueron liberados más de 700 esclavos.

Al finalizar la guerra, Harriet volvió a su casa en Auburn para cuidar de su familia. Después de todo lo ocurrido, las circunstancias no habían mejorado mucho. Por sus servicios en el ejército del norte nunca recibió un salario y durante años se le negó cualquier tipo de compensación. Y a pesar de la abolición de la esclavitud, los derechos de los negros todavía tenían un largo camino por recorrer.

imagesLa aparición de un par de biografías sobre sus hazañas le reportaron un pequeño alivio económico además del reconocimiento público. Un reconocimiento que le valió, entre otras cosas, para que un grupo de mujeres blancas de la mejor sociedad se le acercaran para ofrecerle promover junto a ellas la causa sufragista. De esta forma, durante los últimos años de su vida Harriet trabajó para reclamar el derecho al voto de las mujeres. Viajó por diferentes ciudades de la costa este dando discursos en defensa de la causa sufragista y los derechos de la mujer. Hasta que en 1886 pudo conjugar sus dos luchas (los derechos de los negros y de las mujeres) en una sola: fue una de las fundadoras de la Federación Nacional de Mujeres Afroamericanas, de la que pronunció el discurso de apertura.

Harriet Tubman murió en marzo de 1913. Fue enterrada con honores militares en el cementerio de Fort Hill. Y se convirtió en una leyenda en su país y en una inspiración para generaciones de afroamericanos que lucharon por la igualdad y el reconocimiento de sus derechos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s